Buen día, Jueves, Octubre 21
2021-05-25 | Comentarios:

Buena Gente Periódico: 8 años cultivando la esperanza (Parte 2)

Buena Gente Periódico: 8 años cultivando la esperanza (Parte 2)

Por: Daniela Ariza y Luisa Otero

 

“¡Creer! Nos falta creer, porque la esperanza va cambiando el corazón”

Una casa llamada país – Saavedra

 

Continuar con el trasegar poético de narrar la pervivencia en el territorio, es un proceso que impacta en la realidad constitutiva del ser. BuenaGente Periódico nos ha mostrado, a través de esta bitácora narrada, que amplificar estas prácticas, resaltarlas en los renglones de la vida y reivindicarlas como apuestas que emergen desde el sentir esperanzador de lo posible, es imprescindible.

En esta segunda entrega del octavo aniversario del periódico, los invitamos a seguir de cerca las posibilidades de hacer periodismo alternativo en el país, a conocer al equipo que construye los relatos que surgen de la memoria de los protagonistas de estas narrativas. Ellos, como sus actores, intervienen desde su arte y enriquecen el relato de BuenaGente Periódico desde la belleza que porta lo cotidiano. Continuamos con las voces de María Leonor Morales, Rubén Darío Pardo y Paula de las Estrellas.

 

La cotidianeidad: la musa que nos inspira

 

Fuente: Rubén Darío Pardo Santamaría.

 

 

BuenaGente Periódico crece con el paso de los años y desde allí cultiva la base de su redacción, emerge en medio de las vicisitudes del contexto en contraste con lo que se manifiesta en la esfera periodística del país. Sin embargo, es en la convergencia con estos periodos de contingencia lo que impulsa la sostenibilidad del mismo, en palabras de María Leonor:

 

Buena Gente existe precisamente porque el nuestro es un pueblo que vive tragedias de manera sistemática, ese estar permanentemente oyendo o viviendo situaciones extremas, de dolor, de insolidaridad, de injusticia, de pobreza, etc. tiene como efecto que las personas olvidan que son posibles otras formas de ser y de relacionarnos.  Reconocer que hay quienes practican la compasión y el afecto, la bonhomía, que son empáticas, que saben escuchar, ayuda a que recuperemos la capacidad de asombro y nuestra capacidad para decidir si nos mantenemos en la inercia de la tragedia y el dolor o la rompemos.

 

El periódico reconoce a través de la palabra, las grietas que se manifiestan en la coyuntura, develando el sentido de lo humano mediante las buenas acciones, que se configuran con la cooperación y la solidaridad:

 

Creemos que la cotidianidad es un espacio que, aunque poco valorado por la academia, contiene elementos clave para construir mundos más justos, mundos donde quepamos todos.

Rubén Darío

 

Es por ello que las noticias hacen alusión a esos rostros, voces, sabores, a esos lugares ocultos del ahora, que yacen impregnadas de esperanza desde el alba sublime de los horizontes alternativos. El Quindío, al igual que otros escenarios en Colombia, esconde procesos que surgen desde las raíces de la cultura, conversando con los orígenes de lo posible en la cotidianeidad. Relatar esas prácticas como foco de reflexión, posibilita el encuentro con el otro desde la sensibilidad de vida.

 

Al resaltar las buenas prácticas no solo visibilizamos aquello que no le conviene al sistema, provocamos nuevas conexiones sociales, invitamos a la acción y aportamos a un imaginario plural de transformaciones sociales desde las posibilidades locales... La lectura de un medio como el BuenaGente no es apocalíptica, al revés, es empoderadora y creativa sin restarle importancia a una comprensión crítica de la realidad social.

Paula de las Estrellas

 

    Fuente: Rubén Darío Pardo Santamaría.

 

En torno al rescate de dichas acciones movilizadoras de lo local, se condensa la razón social de BuenaGente Periódico, que siendo consciente de la riqueza que subyace en las narrativas con sabor a territorio, refuerza la condición del lector que accede a su contenido. A propósito, María Leonor nos comenta que el público para el cual se escribe es amplio, para aquellos interesados en conocer aquellas personas comunes que logran hacer cosas heroicas y épicas:

 

Buena Gente existe para que la información sobre esas gestas vaya más allá de la memoria o el círculo cotidiano de las personas que las protagonizan y puedan viajar a otros lugares, a otros contextos e impacten a muchas otras personas. Es una especie de distribución no de la riqueza, sino de la esperanza.

 

El poder fenomenal de la acción colectiva: bases de la sostenibilidad

 

El periódico requiere de acciones concretas y solidarias que permitan su sostenibilidad. Como iniciativa que nace de la necesidad de resaltar los procesos esperanzadores en la región no cuenta con patrocinio específico de algún ente institucional. Sin embargo, como bien señala Rubén, “en nuestro camino, hemos recibido apoyos para actividades concretas como la realización del primer encuentro de protagonistas de nuestras noticias positivas, de los municipios belgas de Laakdal y Westerlo”.

 

Fuente: Rubén Darío Pardo Santamaría.

 

Además, han realizado actividades que apoyen la promoción del periódico en otras zonas del país y del mundo. Un ejemplo de acciones ingeniosas para la financiación de BuenaGente, fue la tarjeta postal diseñada en el 2013, una estrategia comprensiva y política de lo propio. Así, vecinos colegas, amigos y familiares aportaban $20 000 para seguir financiando la publicación impresa. Ahora la web se sostiene principalmente con los recursos de Rubén y de Leonor. En los últimos tiempos la Fundación de Ida y Vuelta ha incursionado en el mundo de la venta de servicios, se procura que de esos contratos quede algo de dinero para financiar los proyectos.

 

                

                                       Foto: Detalle de postal. Fuente: María Leonor Morales Vasco.

 

El traslado de las noticias al portal web, acentúa la consolidación de espacios otros de encuentro desde la etiología de lo que hoy constituye a América Latina. En este escenario, también hay que mencionar a quienes “nos han recibido y compartido su historia, sus anhelos, dificultades y motivaciones”, pues sin ellos “no sería posible publicar” precisa Leonor.

Hoy el compromiso de sus voluntarias y voluntarios es, en palabras de Rubén, “una muestra más del poder de la acción colectiva”. Este equipo creativo está conformado por personas formadas en áreas de ciencias sociales y humanas: Angélica, Yuri, Norberto, Jose Luis, Andrés, Angie, Camila, Daniela, Dara, Eider, María Paula, Natalia, Leonor, Rubén y Luisa. Muchas más los han acompañado, como diseñadores, periodistas y fotógrafos. Otros miembros de la Fundación misma hacen colaboraciones periódicamente.

 

Las huellas de las historias de esperanza

 

Aunque es difícil medir el impacto de las publicaciones, la experiencia en el periódico sin duda deja una impronta a nivel personal. Leonor nos comenta:

 

… todos los que hemos tenido que ver con él [periódico] hemos aprendido cosas, hemos entrado en contacto con otras comprensiones sobre los fenómenos, hemos aprendido a ver con otros ojos a quienes atraviesan por situaciones apremiantes, por ejemplo, de violencias o intenso conflicto armado. Su actuar con dignidad, explícito en las historias que relatan para el periódico, son llamados a evitar el paternalismo y eso es muy valioso. 

 

Rubén da peso a la satisfacción de muchas de las personas protagonistas de las noticias positivas, al sentir que su esfuerzo se valora y se publica. Además, enfatiza: “al no ser este un periódico de ayer, dado que nuestras noticias no tienen en realidad un "›vencimiento cronológico"›, se mantiene la vigencia de nuestras historias y esto, creo, aumenta la sostenibilidad en el tiempo de nuestras posibilidades de impacto”.

De igual manera se debe mencionar el impacto en las voluntarias y los voluntarios, pues parte del propósito de la Fundación es ofrecer a los jóvenes, desde que son estudiantes o cuando están recién graduados, la oportunidad de realizar actividades profesionales. De esta manera pueden “enriquecer su currículum y así transitar por la difícil etapa de egreso de la Universidad, cuando el mundo del trabajo no les abre vacantes porque no tienen experiencia, pero tampoco les ofrece el chance de obtenerla”, añade Leonor.

 

Fuente: Rubén Darío Pardo Santamaría.

 

Hacia la geografía de la esperanza

 

Tanto Leonor como Rubén coinciden en que la existencia misma del periódico es un logro enorme, más aún perseverar durante 8 años. Para Leonor “lograr apasionar a una cantidad de personas, profesionales y estudiantes, que se suman como voluntarios” es un logro “en doble vía”, pues “BuenaGente sigue existiendo porque esos voluntarios están, si no fuera así otra sería la historia”.

 

Además, esta experiencia quijotesca arroja satisfacciones en varios sentidos, como lo detalla Rubén:

 

… la consolidación de un equipo de voluntarios y voluntarias que en su ejercicio de indagar, entrevistar y dar forma a los artículos hacen escuela; el avanzar en la definición de una suerte de “geografía de la esperanza” conformada por gran número de experiencias significativas o hechos para la vida (como nos gusta llamarlas) absolutamente inspiradoras; visibilizar los esfuerzos, generalmente anónimos, de los protagonistas de nuestras historias; nos gusta pensar que hemos tenido algo que ver en el hecho de que hoy muchos de los medios de comunicación se interesen por las noticias positivas; contribuir al fortalecimiento de imaginarios de esperanza con los pies en la tierra.

 

Fuente: Rubén Darío Pardo Santamaría.

 

Cabe mencionar la realización del “Primer encuentro de protagonistas de las historias positivas de BGP”, como un logro notable. En medio del paro estudiantil, en octubre de 2018, se logró llenar el auditorio más grande de la Universidad del Quindío. Tal vez lo más significativo, recuerda Rubén, fue “crear el espacio para que estos hombres y mujeres que hacen de su cotidianidad un "›fogón de esperanza"›, se conozcan, se tejan y entiendan que no están tan solos como eventualmente podrían pensar”.

 

Escribir sobre lo posible: momentos

 

En un tejido de recuerdos y sentires, Leonor, Paula y Rubén dialogan sobre su vivencia en el Periódico. Preguntamos sobre algunas anécdotas imborrables, luego sobre las enseñanzas, nos responden sus propias palabras: 

 

Leo: Todo el trasegar con BuenaGente ha sido significativo porque he aprendido y he incursionado en escenarios que no me imaginé nunca, por ejemplo, participar en el diseño de un periódico, hacer tareas de distribución, hablar con la gente en la calle y contarles la propuesta; pero también lidiar con obligaciones bancarias, tributarias, legales, etc.  Hay una cosa que hacía para el periódico físico y me gustaba mucho, era la sección de entretenimiento, diseñaba actividades para que los lectores activaran su conocimiento sobre diversos temas: geografía, derechos humanos, fauna y flora de la región, historia, entre otros. 

Rubén: Son numerosas las vivencias significativas en este recorrido, desde la emoción al ver nuestro primer número impreso, hasta el orgullo que sentimos por nuestro grupo de voluntarios. A nivel de las historias publicadas, recuerdo las sensaciones encontradas de dolor y admiración que me generó la entrevista a Pastora Mira del municipio de San Carlos, Antioquia. También recuerdo con mucho cariño, el encuentro con protagonistas de nuestras historias positivas; en pleno paro de los estudiantes, no permitían el acceso a la Universidad de profesores o administrativos, sin embargo, accedieron a que lleváramos a cabo el evento. Cuando llegó Teresita Gaviria de las Madres de La Candelaria de Medellín, los estudiantes que custodiaban la puerta de ingreso al alma mater, improvisaron una bellísima calle de honor para dar la bienvenida a esta líder social.

Paula: Una sencilla anécdota fue la ocasión en la que luego de escribir un artículo sobre José Nelson González, quien fuera la voz oficial de la UFM (radio de la Universidad del Quindío), este falleció y me enteré de que en su funeral el periódico fue distribuido por sus familiares y amigos pues consideraban que el artículo podía transmitir su espíritu trashumante. Esto me hizo pensar que el periodismo, al igual que las artes, puede tocar el alma de las personas.

 

Foto: Detalle de portada.  Fuente: BuenaGente Periódico

 

 

Rubén: He aprendido que realmente hay motivos para la esperanza; que la cotidianidad es una gran cantera para la transformación social; que podemos contribuir a la construcción de sociedades más justas y equitativas visibilizando los esfuerzos fantásticos de la gente; que no es cierto que la nuestra sea una sociedad inviable.

Leo: ‘Pesimismo del intelecto, optimismo de la voluntad’ es la expresión de Gramsci y me parece en todo pertinente porque, como lo mencionaba arriba, el estar en contacto permanente con la tragedia o con el dolor que vive la gente, más la comprensión sobre las condiciones estructurales que explican en mucho la sociedad que tenemos, hacen que uno se llene de pesimismo y que no encuentre a veces salida; pero cuando la gente demuestra que en el plano de lo microsocial se gestan tareas y proyectos valiosos, que es posible apoyar, divulgar o replicar, entonces el optimismo encuentra camino.

Paula: Siempre he reafirmado que ser parte de un proceso de reexistencia, donde significamos nuevamente el valor de la vida y los valores humanos vale la pena. Trabajar en el BuenaGente ha sido como tomar una gran bocanada de oxígeno, una dosis imperecedera de aliento. Por otro, lado, este medio constituye una prueba fehaciente de periodismo serio, crítico y vivificador. Este es mi aprendizaje más concreto a nivel profesional.

 

Aún hay muchas historias por contar, muchos actores sociales tanto nacionales como internacionales por contactar. El equipo es desafiado de manera permanente en su creatividad y en la gestión de recursos para la financiación del periódico. A pesar de ello, el entusiasmo por mostrar los rostros de personas comprometidas en la construcción de otras realidades permanece: la esperanza resiste. Para finalizar, los dejamos con estas palabras muy sentidas para que resuenen dentro de cada uno de nosotros.

 

 

 

 

 Fuente Galería: Natalia Bustos, Rubén Darío Pardo S, Luisa Otero.

 



NOTICIAS RELACIONADAS

Publicidad

Comentarios relacionados:

Escribe un comentario acerca de esto:

©2021 buenagenteperiodico.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net