Buen día, Martes, Agosto 14
Vidas & Voces 2018-05-16 | Comentarios:

La fuerza de la amistad, la fuerza de las mujeres, la fuerza de las madres

La fuerza de la amistad, la fuerza de las mujeres, la fuerza de las madres

 

Por: Rubén Darío Pardo Santamaría

 

En el mes de las madres quiero recordar a dos mujeres humildes, trabajadoras, honestas y solidarias como tantas otras colombianas anónimas y extraordinarias, maestras de vida. Se trata de doña Delia Rosa Giraldo, viuda de Quintero (a quien conocemos como doña Lilia) y de doña Isaura Gonzáles Blandón, viuda de Libreros, con quienes guardo gratitud perenne por sus cuidados en mi infancia.

 

Génesis

 

Doña Isaura, quien quedó huérfana muy niña, siempre se caracterizó por su buen sentido del humor; contrajo matrimonio  a los 20 años de edad con don Carlos Ernesto Libreros Gómez, su único novio. Llegaron a Armenia procedentes de Santa Rosa de Cabal, cuando todavía el departamento del Quindío no existía y pertenecíamos a Caldas. De sus 11 hijos 9 lograron criarse, 4 hombres y 5 mujeres. A su prole se suman 15 nietos y 8 bisnietos.

 

Doña Lilia, mujer de memoria prodigiosa, es oriunda de Marquetalia; muy temprano contrajo su primer matrimonio, al poco  tiempo quedó viuda y con un hijo. A los 18 años de edad se casó con don Antonio Quintero, se establecieron en Armenia y tuvieron 7 hijos: 2 mujeres y 5 hombres. Su descendencia es prolífica, alcanza 38 nietos, 59 bisnietos y 16 tataranietos.

 

Inicio de una amistad para la vida

 

Doña Isaura y don Ernesto llegaron a vivir en el sector donde hoy es el barrio María Cristina en Armenia y se hicieron vecinos  de doña Lilia y don Antonio, con quienes desde el inicio establecieron muy buenas migas. Llegaron con 4 hijos y embarazados de la hija mayor María del Socorro. Desde el primer momento se tejieron las sinergias que sólo emergen de las personas genuinamente buenas, traducidas en solidaridades cotidianas y extraordinarias que ayudaban a palear las difíciles situaciones económicas que afectan en modo especial a familias pobres y numerosas.

 

Así, estas dos mujeres formidables se ayudaban mutuamente con los partos, se colaboraban para cuidar los niños, incluso llevándoles a escondidas algunos caprichos menores, se compartían alimentos tanto en periodos de precariedad como de abundancia. Cuando doña Isaura parió a su última hija, madre y bebé estuvieron a punto de morir y fueron definitivos los cuidados denodados de doña Lilia. Por su parte, la familia Libreros acogió durante un año a una de las nietas de doña Lilia como una integrante más de la familia.

 

Después de algún tiempo, y con el máximo esfuerzo de cada familia, compraron sus respectivas casas en el barrio Santander de Armenia, cuando posiblemente este era llamado todavía barrio El Jazmín. Se trataba de construcciones en regular estado, con grandes patios poblados de árboles de níspero, naranja y guayaba, escenario de comitivas y de algunas picardías que hoy se recuerdan en medio de resonantes carcajadas por parte de quienes tuvimos la fortuna de frecuentar estos espacios en tiempos mozos.  

 

Fortalecieron su relación a través de padrinazgos de ida y vuelta de hijos y nietos pertenecientes a las dos familias. No obstante su cercanía física y afectiva, nunca dejaron de tratarse con el formal ‘misia’ y el ‘don’ que evidencian respeto.

 

Esposos

 

Don Ernesto era un auténtico todero, pañetaba fachadas, motilaba, cuidaba casas y durante varios años laboró sacando balastro y arena de rio, por lo cual se levantaba diariamente a las 3:00 am para, antes de irse al trabajo, dejar hechas las arepas que la familia consumiría durante la jornada. Don Antonio se desempeñó como policía, vigilante, sobandero, fabricante de trompos y en sus ratos libres se dedicaba, divertidamente, a las lides de la quiromancia. Si bien ninguno de estos dos hombres escapaba a actitudes patriarcales, el temple y sabiduría de sus esposas contribuía seguramente al mejor equilibrio posible de las relaciones intrafamiliares.

 

Religiosidad

 

Las dos fueron católicas, practicantes de verdad, verdad; rezaban el rosario con hijos y nietos y acudían a misa. Sin embargo no eran estas las acciones fundamentales de su  religiosidad,  cotidianamente expresaban su espiritualidad a través de cualidades como la gentileza, la lealtad y el servicio. También a través de la discreción y la prudencia por lo que nunca les escuchamos un comentario negativo o inquisidor respecto de otras personas; igualmente a través de la generosidad manifiesta en apoyos oportunos y no alardeados a familias del sector que como ellas atravesaban por situaciones difíciles. Ninguna de las dos terminó la escuela primaria, sin embargo su testimonio de vida las hacía magníficas en hacer el bien sin mirar a quién y en la tarea difícil para tirios y troyanos de no caer en la tentación de juzgar al semejante.  

 

Levantaron a sus hijos a punta de sancocho y fríjoles. Todos los días donde doña Isaura se comía a las 5:30 pm fríjoles y arroz. Se hacía suficiente, tanto para la familia como para las visitas que con alguna frecuencia llegábamos ‘coincidencialmente’ a esa hora.

 

Eran las cálidas mamás de todas y de todos. Podríamos decir que conjuntamente criaron sin distinción las dos decenas de hijos y tuvieron mucho que ver con la crianza de quienes sin ser Quintero o Libreros, gravitábamos en la constelación de sus afectos. No es posible hablar de doña Lilia sin pensar en Elena de quien se encargó desde antes de su nacimiento por solicitud de una sobrina, diagnosticada con leucemia, quien le pidió criar a su hija. Huérfana de madre y con una condición mental especial, Elena se convirtió en la protegida de doña Lilia y por tanto también de doña Isaura.

 

Los últimos tiempos

 

Fueron más de 70 años de amistad a prueba de todos los fuegos. Cuando el implacable paso del tiempo afectó su salud, hacían valientes esfuerzos para visitarse mutuamente en el lecho de enfermedad. Aún hasta el final fueron mujeres fuertes con un optimismo contagioso. Doña Lilia fue la primera en partir, murió a los 96 años el 9 de julio de 2015. Doña Isaura abandonó este plano existencial a los 94 años, el 13 de mayo de 2017.

 

Fueron grandes maestras, fue tal la magnitud de sus enseñanzas que aún en tiempos hodiernos las dos familias continúan unidas por fuertes lazos de amistad y solidaridad. En este mes de las madres recordamos a doña Isaura y a doña Lilia y les agradecemos desde lo más profundo de nuestros afectos por compartir con nosotros auténticas lecciones de vida, sin duda necesarias para la construcción de sociedades más humanas.

 

ISAURA

 

LILIA

 

Fotos Cortesía Familia Libreros 


NOTICIAS RELACIONADAS

2017-03-07

102 años caminando por la vida

En mayo la señora Angela Ospina cumplirá 102 años, junto a su hija nos revela el secreto para una vida larga. La señora vivió el siglo que ha sido la base para el Colombia de hoy.

Comentarios relacionados:
2018-05-17 09:11:04

Rocío

Ejemplos de Flia, mujeres hermosas fïsica y Espiritualmente.

2018-05-17 09:31:41

paola andres

Muchísimas gracias por recordar a mi abuelita y doña lilia ellas fueron mujeres guerreras y llenas de amor que lo compartían con todas las personas de su alrededor. Me llena de orgullo pertenecer al linaje de familia Libreros Gonzales y ser una nieta amada a la cual solo me queda gratitud con mis abuelos adorados y obviamente con doña lilia.

2018-05-17 10:16:37

Carolina Medina Libreros

Los felicito por este espacio tan importante, agradecerles por el reconocimiento que le hicieron a las familias de estas dos mujeres luchadoras y llenas de amor.

2018-05-17 10:37:12

Luciana

Que gran ejemplo de amor, lealtad y amistad.

2018-05-17 12:18:33

Orlando

Muchas gracias por tener en cuenta estas dos grandes personas que marcaron la historia de muchas familias y dejaron Un hermosos legado como lo es la Unión Familiar, Gracias Abuela Isaura, Gracias Doña Lilia por dejar Huellas en nuestros Corazones y en nuestras Mentes siempre van a Existir.... Siempre te vamos a Recordar...

2018-05-17 13:52:41

Santiago Ardila Libreros

gracias a Ruben por hacerle ese homenaje a estas dos grandes y maravillosas mujeres que nos enseñaron tantas cosas buenas, que ojala nunca se extinga ese amor en estas dos familias quintero y libreros.

2018-05-17 13:55:39

Laura Ardila Libreros

Grandes madres, grandes abuelas. Inmensamente ejemplares para todos nosotros. El gran cariño que nos brindaron, la compañía, la lealtad y lo más importante el amor hacia la familia. Cada uno ocupa un pequeño espacio en el corazón de los hijos y nietos de misia Lilia y mi abuelita Isaura. Estas dos grandes mujeres las extraño con toda el alma y les agradezco a la familia Quintero, Perea y Libreros que siempre han estado ahí con nosotros ( hijos y nietos ) 👵🏼💕👵🏼 E inmensamente gracias a Rubén por acordarse de estas bellas mujeres y de cada uno de sus hijos y nietos 💞

2018-05-17 16:54:04

María Fernanda Rivera Libreros

Leer esto hace que se muevan las fibras, es recordar las razones por las que debo sentirme orgullosa de tener de abuela a Isaura y recordar su buen humor, su sonrisa y ojitos chiquitos siempre llenos de esperanza y recordar todos los momentos lindos que estás dos mujeres competían y los cuales todos los miembros de ambas familias admirábamos. Infinito agradecimiento a Ruben por hablar tan lindo de mi abuela, de misia Lilia y sobretodo por ejemplificar la mujer colombiana en dos mujeres tan importantes para mi. Ellas fueron mujeres empoderadas para su época y nos demostraron cómo se debe demostrar nuestra fuerza, la cuál es infinita 💕 Por siempre en nuestros corazones, en nuestra mente y en nuestro ejemplo.

2018-05-17 23:12:50

Maria del Socorro Libreros Gonzalez

Me siento muy complacida por el homenaje realizado a dos mujeres ejemplares y aguerridas como fueron Ysaura y Delia Rosa las que siempre tenian una linda sonrisa y un buen consejo,nos dejaron muchos recuerdos y grandes enseñanzas,siempre estaran en nuestros corazones,muchas gracias a Ruben Dario por tenerlas en cuenta y exaltar sus nombres y vivencias

2018-05-19 17:33:56

Dani

Personas que valen la pena conocer 😍😍😍 personas de almas puras💗💗💗💗💗

2018-05-19 17:35:44

Daniela taborda 💗

Personas que valen la pena conocer 😍😍😍 personas de almas puras💗💗💗💗💗

2018-05-20 10:01:30

Dayan Triana

Es muy importante que hoy en día hagan reconocimientos que naturalmente son importantes para que las nuevas generaciones sepan cual es el verdadero valor de la amistad ya que es algo que se ha ido perdiendo . felicitaciones a las familias por tan maravillosas ancestras.

2018-05-20 16:57:11

Nelcy Suárez

Gracias por compartir tan bello testimonio de vida y q hermoso ejemplo a seguir.bendiciones a sus familiares.

2018-05-22 10:09:26

Hemilio José Quintero Giraldo

Muchas gracias por destaca la maravillosa vida de esas dos grades mujeres siempre estarán en nuestros corazones y llevaremos acabo sus enseñanzas de vida y a esta hermosa Quintero Giraldo que apresar de la distancia llevaremos en nuestros corazones att familia Quintero Gómez

2018-05-29 21:49:17

Yuliana Quintero

Muy hermosas estas dos mujeres❤️

2018-05-29 21:54:10

Delia rosa Quintero Montilla

Soy muy afortunada por qué cuando mis padres me vieron nacer decidieron colocarme el nombre de mi querida abuela Delia rosa quien fue alguien muy especial para mí, para mí madre Carmen y mis hermanos beatriz y Pablo, recuerdo de mi abuela sus maravillosos consejos por teléfono y en persona Saludos ala familia libreros una familia muy especial doña Isaura❤️

2018-05-29 22:03:14

Antonio Quintero Giraldo

En mi niñez y adolescencia tuve el privilegio de haber tenido dos madres ala vez, por qué así lo considere siempre, doña Isaura era mi segunda mamá me uno a tan hermoso homenaje para dos madres tan queridas.

Escribe un comentario acerca de esto:

©2018 buenagenteperiodico.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net