Buen día, Lunes, Diciembre 17
Vidas & Voces 2018-01-25 | Comentarios:

LA ABUELA DEYA, CONECTORA ENTRE LO TERRESTRE Y LO ESPIRITUAL

LA ABUELA DEYA, CONECTORA ENTRE LO TERRESTRE Y LO ESPIRITUAL

Por: Alejandra Maria Torres Ciro

 

Deya Susa Monroy se desempeña como maestra de la escuela rural La Nubia del municipio de Salento en el departamento del Quindío, es una defensora de los derechos de los niños y las niñas. Valora despertar con el canto de las aves, respirar el aire del campo, cultivar sus alimentos bajo los parámetros de la agricultura limpia y escuchar el murmullo de los arroyos que son conmemorados con los rituales que practica.

 

 

Tras luchar contra un cáncer de mama, Deya inició un proceso de transformación en su estilo de vida, dejó atrás todas las cargas que asumió por largos años en lo laboral y personal. Volcó su mirada al campo desde la  simplicidad como principio, abandonó todo aquello que no fuera necesario, concentrando su atención en la reflexión y acción sobre lo esencial.

 

Es abuela biológica de tres nietas o lunas como las llama, descendencia de sus dos hijos. Además, es abuela chichera, recibió hace 5 años la custodia de la chicha dulce en un ritual de maíz, con lo que rinde honor a sus ancestros boyacenses de linaje muisca. La chicha es un acompañante de sueños, su preparación se realiza en familia y está reservada a fechas especiales o tiempos de siembra, para ofrendar a la tierra e incrementar la cosecha.

 

 

 

Como abuela sahumadura tiene a su cargo la armonización de espacios conectando el mundo sutil con el celeste. Se inició en la ciudad de México con mayoras de la medicina del sahumerio y cataloga el sahumador, desde lo sagrado, como una representación del útero y la feminidad.  

 

Además de ser custodia de papa y custodia de agua, es la representante por el Eje Cafetero al Consejo de Abuelas de Colombia; sus 52 años de edad, su testimonio de vida y  el trabajo con la comunidad de Anthakarana, ecoaldea ubicada en el municipio de Salento, constituyen algunas de las razones por las que fue elegida como una de las trece lunas que conforman el Consejo.  

 

 

 

El Consejo de Abuelas surgió en el año 2011, algunas de las abuelas son indígenas, mientras que otras como Deya son mestizas pero tienen ascendencia campesina y la conciencia de que todo está en movimiento, en un cambio continuo. Tiene la responsabilidad de ser el puente generacional entre los cohabitantes del planeta, transmitiendo los conocimientos adquiridos a lo largo de su caminar para que la tradición continúe el tránsito.

 

Su misión en el Consejo está relacionada con el cambio de hábito del femenino sagrado, educa sobre el daño que ocasionan elementos como los protectores, las toallas higiénicas y los químicos de uso íntimo. Anima la mirada al pasado y a los saberes ancestrales en el manejo de los ciclos femeninos a través del uso de copas menstruales, el altar de luna devolviendo la sangre a la tierra, ofrendando la feminidad y disminuyendo la contaminación.

 

 

 

El grupo es cerrado, son trece participantes porque son trece las lunas anuales, en el año realizan dos encuentros con público, que coinciden con el solsticio de verano y el de invierno. Además llevan a cabo terapias de sanación.

 

Si está interesado en conocer más a cerca de la protagonista de esta historia o de las prácticas que encarna, puede contactarla en el teléfono 3136139934 o consultar la página web  de la Ecoaldea Anthakarana - Salento, Quindío en  http://ecoaldeaanthakarana.blogspot.com.co/.

 

Fotos cortesía de la protagonista de la historia.


NOTICIAS RELACIONADAS

2017-03-07

102 años caminando por la vida

En mayo la señora Angela Ospina cumplirá 102 años, junto a su hija nos revela el secreto para una vida larga. La señora vivió el siglo que ha sido la base para el Colombia de hoy.

Comentarios relacionados:

Escribe un comentario acerca de esto:

©2018 buenagenteperiodico.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net