Buen día, Domingo, Junio 24
Eco-lógico 2018-01-09 | Comentarios:

Soñarte: una propuesta concreta de turismo alternativo

Soñarte: una propuesta concreta de turismo alternativo

Por: Jose Luis Rivera

En el municipio de Córdoba (Quindío) el susurro de guaduales y el aroma de café son especialmente percibidos en el Mirador Soñarte, ubicado en una colina aledaña al casco urbano y desde la cual se divisa la vasta naturaleza del departamento.

 

Soñarte es parte de un interesante proyecto familiar: “aquí estamos mis hermanos, mi mamá, mi sobrino y mi hijo, cada uno tiene unas tareas dentro de un proyecto donde nos articulamos todos”, explica Patricia Salazar, anfitriona del lugar que lleva alrededor de tres años de funcionamiento, durante los cuales han superado con éxito desafíos de todos los calibres.

 

Soñarte está situado dentro de una finca que desde hace un siglo pertenece a la familia, cuyo primer propietario fue un pujante caficultor cordobés, Manuel María Sabogal, abuelo de Patricia. El predio se ha mantenido en poder de la familia pese a los embates de la violencia de los años 50, al azaroso aumento de las deudas y a los considerables daños ocasionados por el terremoto de 1999, cuyo epicentro estuvo a sólo unos metros del lugar. Pero durante algún tiempo la familia estuvo dispersa por distintas regiones del país.

 

 

Regresar para soñar

 

Luego de ser una finca cafetera, administrada durante décadas por terceros, los Salazar vuelven al terruño y a pulso han construido un mirador parcialmente cubierto con techo de láminas metálicas y estructura de guadua, planta insignia del municipio. Su área está delimitada en forma circular por barandas y forjas de hierro, funcionales a un diseño que armoniza lo tradicional con lo moderno.

 

 

“La palabra soñar es muy importante, es una palabra de poder, es lo que nos mueve y es la esperanza que tenemos todos los días, lo que nos empodera para estar aquí defendiendo este territorio. La palabra soñarte son dos cosas importantes, el ‘Son’ que es como el ritmo, las ganas, la vida, la música, y el ‘Arte’ porque todo lo que nosotros hacemos lo hacemos con tanto cariño  y de a poquito a poquito todo se va convirtiendo en una artesanía”, señala Patricia.

 

No sólo de mirar vive el hombre

 

Aparte del mirador el proyecto familiar comprende el hotel, la finca cafetera y la reserva natural. Todo hace parte de un sistema sostenible de producción agropecuaria, en el que se reutilizan la totalidad de los residuos generados. “Por ejemplo, para el proceso del café tenemos un sistema muy moderno que es un Ecomil, que lo logramos a través de un proyecto del Fondo Emprender. De ahí nos sale muy concentrado el mucílago del café. Este, en vez de entrar a contaminar fuentes hídricas, se utiliza en el alimento de los cerdos como fuente de energía complementada con ensilaje de hoja de bore. Lo que no consumen los cerdos se lleva a biodigestores, donde se procesan estiércol y materias orgánicas para convertirse en gas para cocinar y en abono para fertilizar el bore con que se alimentan los animales. El ensilaje de bore es la base de la alimentación de los animales nuestros: gallinas, cerdos y peces. La cáscara del café es un residuo que se aprovecha para realizar abonos secos. Buscamos que todos los nutrientes vuelvan al sistema y no se vuelen para otro lado ni estén contaminando otras cosas”, argumenta Patricia.

 

 

Ni los cerdos ni las gallinas tienen antibióticos u hormonas para acelerar su crecimiento. Los cultivos de pancoger que se producen de forma agroecológica hacen parte de los platos ofrecidos tanto en el hotel como en el mirador. “El agua de la finca nace dentro de la finca y la consumimos aquí mismo, no es agua tratada y sin embargo es un agua de muy buena calidad, en contra de lo que diría mucha gente: -¡Qué susto que no tenga cloro!- nosotros agradecemos que no estemos tomando cloro”, agrega nuestra entrevistada.

 

Producir café y conservar el territorio

 

El café ofrecido en Soñarte es toda una artesanía, pues cuenta con más de 120 actividades que se realizan allí mismo, en las 11 hectáreas dedicadas a este cultivo y que van desde la selección de la semilla y el periodo de germinación, pasando por el año y medio para la recolección de los primeros  granos, hasta obtener una muy buena taza de café.

 

Algunos vecinos han tildado de locos a la familia Salazar por dedicar la mayor parte de las 31 hectáreas de la propiedad a la reserva natural, en vez de usarlas para cultivos comerciales o para urbanizar. Patricia señala que esta decisión es un aporte que hacen a la defensa del territorio y que articulan con su participación activa en la resistencia a proyectos minero – energéticos, que se perciben como depredadores de la vida, así como en la pedagogía en temas fundamentales como los usos del agua y la equidad de género. La reserva está poblada por gran variedad de animales: guatines, armadillos, ardillas y zarigüeyas. Han inventariado 116 especies de aves. Están vinculados a la Red de Reservas Naturales de la Sociedad Civil – RESNATUR. Patricia también hace parte de la Asociación de Mujeres Cafeteras de Córdoba.

 

 

Hotel y otros procesos

 

El hotel, por su parte, tiene capacidad para 24 personas, funciona toda la semana, siempre que se hagan las reservas, en tres espacios distintos: una casita, una casona y una cabaña al borde de un lago adornado con guayacanes rosados y amarillos. También en la finca hay senderos, zonas para el avistamiento de aves y paseos en Willys. “Lo que queremos es que si este municipio se desarrolla en la parte turística, se desarrolle de manera diferente a como lo han hecho los municipios pioneros en el Quindío, que se han desbordado en todos los sentidos, en uso de agua y los recursos naturales, la cantidad de gente que llega y no tiene qué hacer, en los precios, se ha vuelto excluyente y nosotros queremos algo diferente aquí”, afirma Patricia. Promueven además capacitación gratuita con pobladores locales en elaboración de jabones naturales, vitrales, bisutería en papel, trabajo con madera y otras posibilidades artesanales.

 


NOTICIAS RELACIONADAS

2017-03-07

102 años caminando por la vida

En mayo la señora Angela Ospina cumplirá 102 años, junto a su hija nos revela el secreto para una vida larga. La señora vivió el siglo que ha sido la base para el Colombia de hoy.

2016-11-15

Crónica de un mes de movilizaciones por la paz. Aún falta el acuerdo

El 3 de octubre, la sociedad civil se movilizó impulsada por los jóvenes.

Comentarios relacionados:

Escribe un comentario acerca de esto:

©2018 buenagenteperiodico.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net