Buen día, Lunes, Octubre 15
Vidas & Voces 2017-12-23 | Comentarios:

LA ABUELA BERTHA CUMPLIÓ SUS PRIMEROS CIEN AÑOS

LA ABUELA BERTHA CUMPLIÓ SUS PRIMEROS CIEN AÑOS

Por: Alejandra María Torres Ciro

 

Le dio por nacer en el período turbulento de la Primera Guerra Mundial, en el año en que tres niños pastores portugueses afirmaron haber visto a la Virgen de Fátima, los bolcheviques consolidaron el triunfo de la Revolución Rusa y Bogotá fue sacudida por el mayor sismo de su historia.

 

La abuela Bertha, como la llaman cariñosamente familiares y conocidos, cumplió 100 años de vida el pasado 12 de septiembre. Hija de los antioqueños María Jesús Cardona y Ramón Meneses, nació en 1917 en Jericó - Antioquia y recibió como nombre María Bertilda Meneses Cardona, es la segunda de doce hermanos y una de las pocas que todavía vive.

 

Como las mujeres de su época se casó muy joven y al igual que su madre fue llevada al altar por un antioqueño con el que tuvo siete hijos. La relación llegó a su fin estando aún los niños pequeños. Con la separación su ex esposo vendió todas las pertenencias familiares y se marchó, viéndose María Bertilda forzada a afrontar, como madre soltera, la obligación de sacar la familia adelante y hacer frente a la estigmatización que caía como maldición sobre las mujeres separadas.

 

Con valentía y determinación se dedicó a trabajar, exploró labores que nunca había realizado, puso una venta de arepas, cocinaba para los maestros del pueblo y lavaba ropa; su hija mayor la apoyaba con el dinero que obtenía de las costuras.

 

A pesar de las dificultades económicas no lo pensó dos veces para hacerse cargo de tres sobrinos que fueron abandonados por sus padres, no tuvo reparo en acogerlos como si fueran hijos propios, nunca tuvo diferencias con ellos.

 

La nobleza de su corazón puede estar asociada al linaje, su compasión y misericordia por el prójimo lo compartió con la Hermana Laura Montoya, su prima tercera. Cuidó a su madre hasta los últimos días y aún a la edad que tiene se preocupa por toda la familia, a su memoria no escapan los dieciocho nietos y veintitrés bisnietos que la visitan en la ciudad de Pereira donde reside actualmente.

 

Aunque no es mi pariente, desde niña tuve la fortuna de compartir con ella, cuando la veía pensaba que los años no llegan solos, claro que no, en el caso de la abuela Bertha llegan con la tranquilidad de lo vivido, el amor de una familia y la alegría con la que afronta cada día. No conocemos de otros amores que haya tenido, tal vez un pequeño secreto pueda entreverse en su gusto por la música y en especial por la canción que aún hoy entona a viva voz: “ese lunar que tienes cielito lindo junto a la boca, no se lo des a nadie cielito lindo que a mí me toca”.

 

Con este breve escrito quiero hacer a la Abuela Bertha un sentido reconocimiento por su lucha centenaria en la tarea titánica de criar y educar a diez hijos, por no rendirse y por hacer de la alegría cotidiana una importante lección de vida, que tal vez sin darse cuenta nos ha dejado como legado.

 


Comentarios relacionados:

Escribe un comentario acerca de esto:

©2018 buenagenteperiodico.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net