Buen día, Mircoles, Septiembre 19
Procesos Ejemplares 2017-11-11 | Comentarios:

RETRATAR LA VIDA A CIEGAS ‘El Mito de lo Invisible’

RETRATAR LA VIDA A CIEGAS ‘El Mito de lo Invisible’

Foto por: Gustavo Adolfo Vargas

Por: Yury Marcela Rodríguez Arroyo

 

Ancízar enrolla con el extremo de un hilo su dedo índice mientras 35 personas se acomodan, sonrientes, en media luna para ser capturados por el flash de su cámara; Eduardo, uno de los creadores del proyecto ‘Ciego, el Mito de lo Invisible’, lleva el otro extremo del hilo al centro del plano y de repente se escucha el sonido del obturador, indicando que la foto ha sido tomada.

 

Foto por: José Ancizar Martinez

 

A José Ancízar Martínez lo conocí una mañana del pasado mes de octubre en un encuentro regional, celebrado en Pereira, convocado por la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, que tenía como propósito crear narrativas para la construcción, desde los territorios, de una Colombia sin guerra. Esa mañana me dejó gratamente sorprendida su exposición relativa a la inclusión de personas con capacidades diversas en la Colombia del posconflicto.

 

Tiene 36 años, es fotógrafo por convicción y estudia Sociología en la Universidad de Caldas; elabora su trabajo de grado sobre educación inclusiva con personas que presentan discapacidad sensorial y motriz. Perdió la visión por completo hace cuatro años por causa del glaucoma, que sin presentar síntoma alguno se va robando la visión de forma gradual.

 

Ancízar es uno de los 11 ciudadanos caldenses que hacen parte del proyecto de fotografia ‘Ciego, el Mito de lo Invisible’, inspirado en la iniciativa ‘Hilo Negro’ de México para invidentes o personas con debilidad visual. Utilizan un hilo como conductor para fijar la lateralidad y la posición en que se encuentran los objetos a fotografiar, para esto el oído y el tacto se vuelven indispensables.

 

*

 

“Caminar por las calles de Manizales, que implica subir andenes, cruzar esquinas o doblar cuadras como en cualquier otra ciudad, lo hago, claro, con mi bastón que me ayuda a calcular la distancia entre los escalones, mis oídos son como mis ojos y apelo a la memoria porque incluso el mismo cuerpo identifica cómo caminar, el cuerpo se vuelve receptor de información que no puedo observar…sucede igual con la fotografía. El tacto para mí hace que represente una idea de lo que quiero capturar”, comenta Ancízar.

 

Se interesó por la fotografía desde antes de perder la vista, pero hace un año y medio está dedicado de lleno a ella en medio de la frustración, el miedo y la incertidumbre que sintió al quedar invidente. Lo consume la pasión por capturar en una imagen el mundo real, tanto que por momentos olvida que no ve.

 

Por José Ancizar Martínez.

Foto por: Jose Ancizar Martinez.

 

Se considera un hombre con visión que anhela ser profesor. Le apasiona la música instrumental y el sonido de la marimba le genera sensaciones especiales. En la música encuentra un espacio de relajación, lo que lo motiva a tomar clases de guitarra. Es un lector juicioso de la filosofía contemporánea, lee en braille o escucha los libros en su computadora, por medio de un programa que hace lectura de textos. Le indigna sentirse ignorado por otros debido a su condición y con una gran sonrisa expresa el entusiasmo por las cosas que están moviendo su vida.

 

Para él la imagen fotografiada es el fin último que lo llevó a pensar qué quiere y cómo quiere representar lo que su tacto y oídos le indican, a partir de una descripción que sus mentores realizan antes de iniciar la sesión fotográfica. Así, él decide cómo tomar fotografías porque el Mito de lo Invisible propende por empoderar a las personas que hacen parte del proyecto, que opten por temáticas con las que se sientan cómodos como la naturaleza, fotografía erótica, fotografía arquitectónica, entre otras; elegir hace parte del empoderamiento.

 

*

 

‘El Mito de lo Invisible’ es una reflexión hacia el ego, describe Eduardo Mejía, uno de los creadores del proyecto. “Las personas invidentes manejan un nivel muy bajo del ego, porque no tienen ese registro de lo estético o de la vanidad, pero algo que me parece muy importante es que ellos no manejan prejuicios” ventaja que aprovechan para retratar un objeto o a una persona desde el paisaje que forman en sus mentes.

 

Una de las acciones que quiere emprender el proyecto es la realización de exposiciones fotográficas, con obras de todos los que hacen parte del ‘Mito de lo Invisible’.  Quieren que cada cuadro contenga audífonos para que las personas con discapacidad visual escuchen la descripción narrada por poetas latinoamericanos y además que contengan una descripción en braille para invidentes y no oyentes; una exposición en donde todos, sin excepción, compartan un universo sin barreras ni limitaciones.

 

*

 

‘Ciego, el Mito de lo Invisible’ es producto de reflexiones que confluyen en una posición: es urgente tirar las barreras que dejan a las personas con capacidades diversas al otro lado, es un trabajo que propende por la inclusión desde todas las esferas posibles.

 

En estas líneas quise presentar la historia que en Ancízar encontré, una experiencia que me ha llevado a reflexionar sobre cómo tocar los sentidos de aquellas  personas talentosas, con habilidades por descubrir que no han caído en la trampa de los límites impuestos o autoimpuestos.  Ayer me topé con la extraordinaria historia de Ancízar, hoy quiero que estas líneas sean fuente de inspiración para que usted me cuente la suya (info@buenagenteperiodico.com).

*Fotos cortesía de: ‘Ciego, el Mito de lo Invisible’  y Uelkom


Comentarios relacionados:

Escribe un comentario acerca de esto:

©2018 buenagenteperiodico.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net