Buen día, Domingo, Junio 24
Vidas & Voces 2017-10-17 | Comentarios:

‘SEMBRADOR, ESA ES LA TAREA QUE ME DESCRIBE’

‘SEMBRADOR, ESA ES LA TAREA QUE ME DESCRIBE’

Por: María Leonor Morales Vasco

 

Sembrar es una palabra que tiene connotación positiva, la mayoría de las veces, porque se asocia con la actividad humana que posibilita que la naturaleza ofrezca frutos: alimentos, materias primas o plantas para deleitar los sentidos; pero también es un símil para referirse a la tarea de la enseñanza. César Augusto Ramírez Cuartas, un sembrador de vida, es el invitado hoy en Buena Gente Periódico.

 

Nació en Armenia hace cincuenta y nueve años; por influencia de su abuela se ha ocupado y preocupado por los habitantes de calle;  quiso ser sacerdote y físico – matemático, seguramente motivado por sus maestros en la primaria y secundaria. La vida y las obligaciones con la familia lo llevaron a ser empleado bancario, en lo que no duró mucho pues desde su llegada incentivó la organización de los trabajadores para defender sus derechos.

 

 

En los años noventa incursionó en la política, fue candidato a la Cámara de Representantes y luego Secretario de Cultura y Turismo desde donde impulsó tres proyectos vitales para la educación y formación ciudadana: la conformación de una biblioteca pública, el establecimiento de una imprenta para incentivar la producción escrita y la creación de una emisora cultural. Las prioridades de la región en aquel entonces no pasaban por esos circuitos y los tres proyectos se quedaron en la formulación.

 

Siendo ya abogado, egresado de la Universidad La Gran Colombia, conocedor en carne propia de los avatares de la vida pública y convencido de que la educación es condición sine qua non de un país mejor, la Defensoría del Pueblo lo invita, ad honorem, a conferencias y otros eventos gracias a sus conocimientos sobre Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario. Durante un año adelanta esas tareas de voluntariado, hasta que en 1994 se vincula laboralmente y entra a fortalecer la nómina que por aquellos años era muy pequeña. Los colombianos estábamos acostumbrándonos apenas a la existencia de la Defensoría del Pueblo como parte del Ministerio Público y encargada, entre otras cosas, de la salvaguarda de los derechos humanos y libertades ciudadanas.

 

 

Hace veintitrés años César Augusto acompaña y asesora desde la institucionalidad a las personas que se consideran atropelladas en sus derechos: amenazas, actos arbitrarios o negligentes o tratos discriminatorios por condiciones físicas, por razones económicas, por credo religioso u opinión política, por razones de género o etnia o por preferencias sexuales, son asuntos con los que se enfrenta a diario. Si bien esta labor casuística es relevante, pues es deber del Estado amparar la dignidad de sus ciudadanos e instruirlos para que usen las herramientas que contempla la ley cuando son vulnerados, una labor de más largo alcance desarrolla César y es la del educador, lo hace mediante su ejercicio profesional y participando en ciclos de conferencias, diplomados y eventos en los que promueve la responsabilidad, la solidaridad y el bienestar colectivo. Su compromiso con la defensa de los derechos fundamentales le ha valido ser objeto de amenazas de muerte en distintas ocasiones.

 

 

Todos dedicamos parte de la vida a descubrir nuestro papel en el mundo, César descubrió el suyo hace tiempo. Temas cruciales hoy más que nunca como el cuidado del planeta, del agua, la flora, la fauna, la promoción y defensa de los custodios de semillas y la protección de los guardianes de derechos humanos, son terrenos donde puede desempeñar su rol preferido y decir con propiedad: “sembrador, esa es la tarea que me describe”.

 

Los interesados en conocer más acerca de la Defensoría del Pueblo pueden visitar la página  www.defensoria.gov.co


Comentarios relacionados:

Escribe un comentario acerca de esto:

©2018 buenagenteperiodico.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net