Buen día, Lunes, Octubre 15
Colombia Posible 2017-05-15 | Comentarios:

Joyas del arte propio: la escultora del Macizo Colombiano

Joyas del arte propio: la escultora del Macizo Colombiano

Por: Natalia del Mar Beltrán Home

(Colaboración Especial)

 

Única en un oficio generalmente masculino, talla día a día, con tesón y amor, piedras simbólicas de la cultura agustiniana, creaciones nacidas de su imaginación y su propia vida.

 

 

En Colombia existe un lugar mágico, enclavado en las estribaciones del macizo; patrimonio de la humanidad reconocido por dos razones: en primer lugar, por ser una estrella de agua clave para la biodiversidad y, en segundo lugar, por poseer una de las más importantes bibliotecas arqueológicas del mundo. Este es San Agustín, en el departamento del Huila, municipio poseedor de una naturaleza basta y exuberante y habitado por gente hospitalaria que te recibe con amabilidad, un tintico y achiras.

 

No dejar morir el legado

 

De esta manera Janeth Muñoz recibió al equipo del BuenaGentePeriódico en su casa, donde también funciona su taller.  La artista es actualmente la única escultora en San Agustín, actividad normalmente realizada por hombres. De hecho, fue su esposo, Ángel Milo Guerrero, afamado artista colombiano reconocido nacional e internacionalmente, quien le transmitió el amor por la escultura. A su lado Janeth se enamoró de la talla, los detalles y la posibilidad de exponer el propio trabajo, viajando a ferias como las de Bogotá o Medellín. Luego de la muerte de Ángel Milo hace dos años, ella decidió darle continuidad a su legado.

 

 

Esculpiendo la Historia

 

Son ya 18 años de experiencia de la artista esculpiendo su arte: esculturas, fuentes, vasijas utilitarias, animales imaginados, entre otros. Todo comenzó en lo espontáneo de la cotidianidad: lavando ropa en el río El Quebrandón, su esposo comenzó a tallar una piedra. “Era una maternidad y cuando otro día regresó para terminar la parte de atrás ya se la habían llevado”, comenta Janeth, explicando que fue allí que se percataron de lo importante que podría llegar a ser este tipo de trabajo. En aquel tiempo no se conocía a nadie que esculpiera réplicas de las estatuas originales, datadas en más de 5.000 años; por lo que al comenzar a esculpirlas más de una persona las confundía con las legítimas. Esta fue una nueva fuente de trabajo para el agricultor. Luego de algún tiempo Janeth decidió “salir con él a trabajar” y con elementos muy precarios iniciaron, pues no disponían de herramientas especializadas.  

 

 

Pasión, determinación y paciencia femeninas

 

“No solamente es el oficio del hogar y la casa para nosotras. Si no hay un estudio y uno quiere hacer algo que le inspire hacer, hay que hacerlo. A mí no me da pereza, me gusta mucho”, indica la artista en medio de cajas de diferentes tamaños y varias toneladas de peso, disponiéndose a salir de viaje para la Feria de Medellín.

Janeth sabe que sólo su “salud y la voluntad de Dios” pueden modificar su relación con el arte, pues como mujer expresa su ímpetu y creatividad decidida. Así, la madre de tres hijas hace un llamado a sus congéneres “en cualquier arte nosotras las mujeres podemos dedicarnos. Sentir ‘verraquera’, querer trabajar y tener amor por el trabajo. Esta es la motivación para esforzarnos por mejorar, salir, conocer más del arte.”

 

Fotos cortesía Janeth Muñoz


Comentarios relacionados:

Escribe un comentario acerca de esto:

©2018 buenagenteperiodico.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net