Buen día, Martes, Agosto 20
Procesos Ejemplares 2019-05-28 | Comentarios:

Casa Museo Musical: historia y sonoridad de los pueblos en la Hoya del Quindío

Casa Museo Musical: historia y sonoridad de los pueblos en la Hoya del Quindío

Por: Jose Luis Rivera García

 

Álvaro Pareja y Martha Cecilia Valencia sostienen desde hace poco más de 20 años este hogar de las músicas y sus historias, cuidado con el celo de quien ama el arte de la armonía, el ritmo y la melodía. Y es que precisamente por la música se conocieron, en un encuentro que terminaría ligándolos como esposos y cómplices formidables de la cultura regional.

 

La Casa Museo Musical del Quindío (CMMQ) contiene en sí el Centro de Documentación Musical, donde reposan alrededor de 200.000 colecciones artísticas que hacen parte del patrimonio cultural de la nación y dan cuenta de la configuración socio – musical de la subregión de la Hoya del Quindío, cuyo estudio es impulsado por el Centro de Investigación Musical. Además, la CMMQ dispone de la Sala Música y Región, escenario de múltiples y estimulantes encuentros semanales, tanto artísticos como académicos.

 

Pero llegar a ello no fue fácil, empezó siendo apenas una idea insistente en la cabeza de Álvaro hace más de treinta años. De ascendencia antioqueña y de nacimiento sevillano, de niño había tenido siempre oído fino y afectuoso por la música, formándose como un pulcro ejecutor de diversos instrumentos. No obstante, se decantaría en los años juveniles por el estudio de la Sociología y se desempeñaría en la academia como docente de Ciencias Sociales.

 

Lejos de apartarse de su vocación musical, Álvaro centró su interés en las implicaciones de la música en la historia de las sociedades. Así, hacia 1984 y ya como docente de la Universidad del Quindío, sugirió la creación de un centro de estudio y difusión musical. Había encontrado en el curso de Apreciación Musical un espacio para compartir intereses y problemas alrededor de los fenómenos socio – musicales de la región.

 

Aunque su innovadora idea fue recibida con simpatía, los presupuestos e intereses apuntaban en otras direcciones, generando la respuesta institucional que Álvaro siempre recuerda: “Pareja, con tu música para otra parte”. Antes que tomarlo como un portazo, decidió asistir a todo tipo de conferencias, festivales, charlas y encuentros, donde aprovechaba para intercambiar experiencias e inquietudes alrededor de la música y su vinculación con los modos de vida. Ante la sana insistencia, la Universidad patrocinó muchos de estos viajes.

 

 

Tomando clases en el Conservatorio de Música conocería a Martha, pedagoga musical. Luego de la disolución del Conservatorio se unieron en la creación del proyecto llamado ‘La Pájara Pinta’, un primer intento de aglutinar esfuerzos en torno a la apreciación de la música autóctona y el estudio de la música colonial.

 

Posteriormente Álvaro creó el cuarteto de flauta dulce ‘Renacimiento’ y la música colonial, entre el cruce de los movimientos musicales europeos y las tradiciones africanas, pudo ser vivida, interpretada y escuchada en este territorio.  Aunque ‘La Pájara Pinta’ se disolvería en poco tiempo, luego de diferencias políticas entre sus miembros, representó un importante antecedente para realizar necesarios estados del arte sobre la historia musical del país y sus regiones.

 

 

Martha y Álvaro crean el 13 de abril de 1984 la Fundación Centro de Documentación e Investigación Musical del Quindío, concentrándose en la rica pero hasta entonces poco explorada historia musical del departamento. La sede inicial del proyecto fue un reducido espacio en el apartamento de la pareja. Fueron 16 los municipios que se abordaron con las investigaciones musicales en el territorio de la Hoya del Quindío. El trabajo de investigación, aparte de arrojar luces en campos poco observados, permitió la recopilación e inventario del patrimonio cultural, material e inmaterial de la zona de influencia del proyecto y realizar una particular clasificación de sus artistas por bandas municipales y serenatas; parrandas navideñas y retretas; pasillos, tangos, guabinas y rock; tiples, acordeones, requintos, guitarras; entrelazando sus historias e identidades.

 

Encontramos que había toda una teorización que tenía obviamente todo el referente ideológico y político de lo que habíamos sido como historia- y seguimos siendo- un país centralizado, donde ciertos sitios, por decir: Santa Fe, Cartagena, Mompox, Popayán, Cali, Tunja e Ibagué, eran los hitos musicales que se estudiaban, de resto no se sabía nada (…) nos comprometimos entonces, no sólo en la teoría, sino en lo político, en hacer que este país dejara el centralismo, para decir que es un país de regiones y lo que había que contar eran 32 historias, el fundamento de un país de diversidad cultural y de un paisajismo complejo, asevera Álvaro.

 

 

Álvaro y Martha consideraron que esta riqueza cultural no se podía quedar para la contemplación apacible de eruditos musicales, sino que debía ponerse a disposición de públicos más amplios. Redactaron el Plan Quindiano de Desarrollo Musical, teniendo como pilares la investigación, colección y difusión del patrimonio. Para dar cumplimiento al último pilar, y financiados por convocatorias y ahorros personales, en 1997 adquieren en inmediaciones del Parque Uribe de Armenia – Quindío, una bella casaquinta construida en 1928 por Antonio Bernardi y que guarda un similar valor arquitectónico a otras obras del mismo arquitecto en la ciudad. Este espacio constituye un importante escenario para la realización de exposiciones museográficas y para el impulso de distintas alternativas artísticas.

 

 

Nace entonces la CMMQ, hogar de esta admirable pareja y lugar de exposición de miles de casetes, radiófonos, vinilos, CD, pinturas, fotografías, grabaciones radiales, partituras e instrumentos musicales. Esta casa, con sus amplios jardines y corredores, está abierta a las distintas formas de expresión cultural, a la pluralidad de pensamiento, promueve la tolerancia y el fortalecimiento del tejido social. Se guían por el lema “la Comunidad parte activa del Centro de Documentación”, relativo a la intención metodológica de asumir proyectos sociales surgidos del acercamiento y compromiso conjunto entre académicos, músicos y personas de a pie.

 

Las creaciones musicales, para Álvaro, son testimonios de las transformaciones de los modos de vida y de las costumbres, así como las impresiones de sus artistas sobre aquellas:

 

Aquí está toda la historia de la música en relación con la política, con la educación, con otras artes, con la geografía, con la parte natural, todo… cómo la música, no solamente se involucra, sino que interviene toda la vida social (…) cómo toda una población se vincula, directa o indirectamente en el quehacer musical.

 

 

 

La CMMQ teje alianzas cívicas y gubernamentales para aportar interinstitucionalmente al crecimiento cultural de la población, propiciando la creación artística y la formación estética. Hace parte del Consejo Internacional de Museos y las redes nacional y departamental de Museos, de la Red Nacional de Investigadores Musicales ACIMUS y de la Asociación de Festivales y Concursos de Música Colombiana, así como de la Red Regional de Salas Concertadas para las Artes Escénicas y la Red Cinematográfica y Audiovisual del Quindío. Además, a través de la estrategia de globalización del Centro Documental, la plataforma web de la CMMQ dispone su repositorio musical para consulta pública y gratuita de discografías, partituras y letras. En la actualidad, emiten semanalmente su programa radial ‘Cancionero Mayor del Quindío’, a través de la emisora La U F.M. de la Universidad del Quindío.

 

La Casa de Álvaro y Martha ha sido galardonada muchas veces con reconocimientos como el ‘Moncada de Oro’ de la Fundación Concurso Nacional de Duetos Hermanos Moncada, la Medalla al Mérito Cultural de la Sociedad de Mejoras Públicas de Armenia, la mención ‘Sueños Edgar Arcila Ramírez’ en el XIV Festival Nacional Bandola, la Orden del Cafeto de Oro y más recientemente el Premio Vida y Obra en la convocatoria departamental de estímulos.

 

 

Los recursos se han gestionado tocando muchas puertas, postulándose a convocatorias, alquilando su auditorio y recibiendo donaciones. La sensación de Álvaro y otros gestores culturales del Quindío es que el apoyo todavía es insuficiente, más cuando las inversiones oficiales (a través del Programa Nacional de Estímulos o el Plan de Concertación Nacional del Ministerio de Cultura) son recibidos por una porción reducida de las iniciativas presentadas.

 

Para conocer más, compartimos los datos de contacto de la CMMQ: info@museomusicalquindio.com o las líneas (57) 300 441 0489 – (57)  (6) 744 0347.  Para programar visitas guiadas y consultar programaciones culturales: http://www.museomusicalquindio.com


Comentarios relacionados:

Escribe un comentario acerca de esto:

©2019 buenagenteperiodico.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net