Buen día, Mircoles, Abril 24
2019-01-21 | Comentarios:

“DURANTE 30 AÑOS HE AYUDADO A SALVAR MUCHAS VIDAS” ENTREVISTA A LUIS GUILLERMO PÉREZ CASAS

“DURANTE 30 AÑOS HE AYUDADO A SALVAR MUCHAS VIDAS” ENTREVISTA A LUIS GUILLERMO PÉREZ CASAS

Por: Angélica Zuluaga Hernández

 

Este abogado tolimense que desde hace tres décadas pertenece al Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo – CAJAR, del cual es actualmente secretario general, se ha desempeñado como representante de distintas plataformas dedicadas a la defensa de los derechos humanos, dentro de las que se destaca su cargo como Secretario General de la Federación Internacional de DD.HH., creada en 1922. Su compromiso inquebrantable con las víctimas lo ha puesto en la mira de actores armados ilegales y de funcionarios estatales que perciben sus denuncias y audacia jurídica como una amenaza. Así, en más de una ocasión, se ha visto obligado al exilio y a radicar a su familia por fuera del suelo patrio.

 

BuenaGente Periódico (BGP): ¿Qué nos dice de sus orígenes?

 

Luis Guillermo Pérez Casas (LGP): Nací un 10 de diciembre de 1962 en el municipio de Líbano – Tolima,  en el seno de una familia modesta de campesinos. Mi padre se formó como artesano y zapatero; eran los años de la violencia de los 50 – 60, la cual se sintió muy fuerte en el norte del Tolima. Esta violencia venía desde antes con el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, porque Líbano fue el primer municipio donde se intentó una revolución bolchevique en el año de 1928, lo narra Gonzalo Sánchez en una pequeña obra que se llama ‘Los Bolcheviques del Líbano Tolima’. Luego en los años 70 – 80 empiezan a surgir las guerrillas del ELN, algunos frentes de las FARC y finalmente llega el paramilitarismo y pues desplazan a muchas personas y asesinan a otras tantas. Nos fuimos a vivir a Bogotá.

 

BGP.: ¿Cómo fue su formación como abogado?

 

LGP.: Me formé en la Universidad Nacional de Colombia, allí me hice abogado y defensor de derechos humanos pues fui cofundador del Comité de Derechos Humanos de la Universidad Nacional, junto con un gran amigo, Alirio de Jesús Pedraza Becerra, abogado que trabajó con el Comité de Solidaridad con los Presos Políticos, lo desaparecieron el 1 de julio de 1990. Allí también conocí a Jaime Pardo Leal que fue mi maestro de Derecho Penal y más que maestro fue un gran amigo que me enseñó muchísimo. Después de su asesinato tuve que representar a los estudiantes en un homenaje que le hicimos en el auditorio León de Greiff y allí estaba un cofundador de la Facultad de Sociología de la U. Nacional, que también era mi maestro de Sociología Jurídica, Eduardo Umaña Luna, quien al terminar el homenaje a Pardo Leal me propuso vincularme al Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo y, bueno, acepté y 30 años después aquí estoy.

 

 

BGP.: ¿O sea que el Colectivo en qué año se fundó?

 

LGP.: En 1978, lo fundó Eduardo Umaña Luna, Eduardo Umaña Mendoza, su hijo, Eduardo Carreño Wilches, Rafael Barrios Mendivil, algunos aún se encuentran vivos, son los primeros defensores de Derechos Humanos de este país que tienen la fortuna de pensionarse, aún siguen trabajando para la institución como abogados.

 

BGP.: ¿Se gradúa de Derecho estando en el Colectivo?

 

LGP.: Empecé a trabajar en el colectivo un año antes de graduarme, luego inicié un posgrado en un convenio del Gobierno de Francia con la Universidad Externado de Colombia, una maestría llamada ‘Análisis de Problemas Políticos, Económicos e Internacionales Contemporáneos’, a raíz de esto me gano una beca para ir a estudiar a Francia Ciencias Políticas, allí en Burdeos, y con esto aprendí el francés y también pude dar a conocer el trabajo de CAJAR a nivel internacional, ya después vino el exilio debido a la persecución que empezó contra mi familia.

 

BGP.: ¿Cómo fue su trabajo en el tiempo de exilio?

 

LGP.: En 1994 hicimos la campaña ‘Colombia Basta de Impunidad, Derechos Humanos Ya’ y también organizamos en Bruselas una conferencia internacional, en febrero del año 1995, que tenía el propósito de denunciar la situación que se estaba presentando en Colombia. Igualmente, con el trabajo mancomunado de organizaciones defensoras de Derechos Humanos, se estableció una oficina en Bruselas encargada de documentar los casos de violación de Derechos Humanos ante la Unión Europea y ante Naciones Unidas, que se llama ‘OIDHACO’. En Colombia creamos la Coordinación Colombia – Europa – Estados Unidos, que aglutina ONG de Derechos Humanos. Estando allá en Bruselas fue cuando empezaron a amenazar a mi familia, tuvimos que desplazarlos de Bogotá a Ibagué y luego a Europa, teníamos una bebé que acababa de nacer.

 

BGP.: ¿Cuál ha sido su aporte al proceso de paz de La Habana?

 

LGP.: El Gobierno de Noruega me contactó para que hiciera parte de un grupo que se llamó Grupo Nueva York al cual se vincularon expertos como Rodrigo Uprimny y personalidades internacionales para asesorar el proceso de paz en La Habana. Ahí estuvimos hasta que se creó la comisión jurídica entre el Gobierno y las FARC y dimos todos nuestros aportes de derecho penal internacional, derecho internacional de los derechos humanos, para que este acuerdo respetara el derecho de las víctimas.

 

 

 

BPG.: ¿Qué satisfacciones le ha dejado esta lucha por la defensa de los derechos humanos?

 

LGP.: En este oficio durante 30 años he ayudado a salvar muchas vidas, muchas que ya ni me acuerdo, a veces me encuentro gente en la calle que me saluda con gran amor y me da las gracias porque ayudé a salvarle la vida a su padre o a su madre. También en Europa, cuando voy a dar una conferencia, me encuentro con alguien que me da las gracias por haber ayudado a salvarle la vida a su madre, cosas de esa naturaleza que uno espera que no hayan pues personas tan agradecidas por lo que uno ha hecho.

 

El Colectivo de Abogados ha ayudado mucho a este país, ha ayudado a la construcción de la paz y también hemos ayudado a transformar este Estado. Creo que esto del derecho de las víctimas a las garantías de no repetición, a la reivindicación, a la verdad, la justicia y la reparación fueron luchas nuestras que luego cogieron cuerpo en Naciones Unidas, en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, en Colombia. Cada cosa ha sido una pelea judicial que luego se ha convertido en ley, la prohibición de la desaparición forzada en la Constitución Política, todo eso fue parte de nuestra incidencia. También actuamos en los Tribunales Militares, en los Consejos Verbales de Guerra, procesos en los que teníamos que ir a pelear para que esos casos salieran de la justicia penal militar a la justicia ordinaria. También la idea de crear un Tribunal Especial para la Paz surgió de nosotros, pues creemos que la negociación entre el Gobierno y las FARC no podía terminar en un pacto de impunidades sino en un reconocimiento del derecho de las víctimas a la justicia, a las garantías de no repetición, de la verdad y finalmente lo aceptaron.

 

 

BGP.: ¿Ha recibido reconocimientos nacionales o internacionales?

 

LGP.: Bueno, yo recibí un premio de derechos humanos en la ciudad alemana de Weimar en diciembre de 1996. Luego el Colectivo CAJAR también ha recibido premios como es el de la Asociación Pro Derechos Humanos en España, Premio Martin Ennals para los defensores de derechos humanos en Ginebra – Suiza, Premio Nacional de Derechos Humanos en Colombia y varias colegas nuestras también han recibido premios de derechos humanos.

 

BGP.: ¿Cómo ve el proceso de paz, podemos tener esperanza de consolidar una paz duradera en Colombia?

 

LGP.: Ese es nuestro reto, los colombianos no somos conscientes del importante cambio histórico que estamos pasando, ponerle fin a un conflicto de más de 52 años no es fácil pero estamos haciendo cambios profundos. Tenemos una sociedad que ha sido enseñada a discriminar, a la exclusión, al odio, superar eso no es tan sencillo, pero tengo la certeza de que vamos a avanzar, que estos acuerdos mal que bien se van a cumplir y que se van a seguir abriendo espacios democráticos y creo que esta paz es irreversible. Resalto que lo que aquí se ha pactado es algo muy superior a cualquier otro proceso de paz en el mundo, por ejemplo, el punto 5 del acuerdo que habla del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No repetición, es algo excepcional; el capítulo étnico dentro del acuerdo donde se habla del reconocimiento de que hay unos sectores vulnerables y que deben ser protegidos especialmente; el capítulo que habla de la seguridad que debe rodear a la oposición política y para los líderes sociales; bueno, hay muchas cosas valiosas e insisto en que este acuerdo no es para las FARC, es un acuerdo para el país y si se mira con mezquindad no estaríamos contribuyendo a transformar a Colombia.

 

 

Fotografías crtesía de: Pagina Oficial Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo

Si le interesa conocer más sobre el Colectivo puede visitar: www.colectivodeabogados.org


NOTICIAS RELACIONADAS

2017-03-07

102 años caminando por la vida

En mayo la señora Angela Ospina cumplirá 102 años, junto a su hija nos revela el secreto para una vida larga. La señora vivió el siglo que ha sido la base para el Colombia de hoy.

Comentarios relacionados:
2019-01-30 04:38:04

leer mas

¿Que mas nos puedes explicar?, ha sido fantastico encontrar mas explicaciones sobre este tema. Saludos leer mas http://www.cristinadapenaprocurador.com

Escribe un comentario acerca de esto:

©2019 buenagenteperiodico.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net